Para Jesús, todos nuestros interrogantes son de fácil respuesta, y nuestros problemas de sencilla solución. Es más, a veces Él permite que tengamos contratiempos para poder darnos la solución. Quiere que nos demos cuenta de que no siempre podemos resolver las complicaciones por nosotros mismos, para que le pidamos ayuda a Él. Al fin y al cabo, si fuéramos capaces de solucionar todas nuestras dificultades, ya no lo necesitaríamos. Le encanta darnos soluciones para recordarnos que no podemos prescindir de Él. Le gusta que le agradezcamos Su ayuda y que le correspondamos con nuestro amor.

Él sabe lo que nos hace falta antes de que se lo pidamos (Mateo 6:8), aunque por lo general espera a que le expresemos nuestra necesidad. Una vez que acudimos a Él, es capaz de solucionar nuestros problemas con mucha facilidad; pero le gusta que hagamos eso primero. A veces nuestra soberbia y nuestro afán de independencia nos estorban. No queremos pedir ayuda porque eso sería admitir que ignoramos la solución, así que nos esforzamos por arreglárnoslas solitos y terminamos frustrados cuando podríamos recibir Su solución si se la pidiéramos.

Lo más prudente es adoptar la actitud del hombre que dijo: «Puede que no conozca todas las soluciones, ¡pero conozco al que las tiene todas!» Dios las sabe todas. ¡Él es la solución!

Vistas: 36

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Dios Es Bueno para agregar comentarios!

Únete a Dios Es Bueno

Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por Dios Es Bueno (DiosEsBueno.Com).   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio