JESUCRISTO vino a la Tierra para dar, y no para recibir. De hecho, el mensaje que predicó es un valioso regalo para la humanidad, pues dio a conocer la verdad acerca de Dios y Su voluntad. Gracias a sus enseñanzas, millones de cristianos verdaderos ya disfrutan de una vida mejor.* Además, su mensaje nos permite reconocer el mayor regalo que hemos recibido: el sacrificio de la vida perfecta de Jesús. Y nuestro bienestar eterno depende de cómo respondamos a este aspecto clave de su mensaje.

 Un regalo de Dios y de Cristo Jesús sabía que sus enemigos lo harían sufrir hasta morir (Mateo 20:17-19). Aun así, vino a la Tierra. Como indican sus conocidas palabras registradas en Juan 3:16, “tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna”. El propio Jesús admitió tiempo después que vino “para dar su alma [esto es, su vida] en rescate en cambio por muchos” (Mateo 20:28). Ahora bien, ¿por qué dice que daría su vida y no que se la quitarían?

Debido a su inmenso amor por los seres humanos, Dios quiso librarlos de las consecuencias del pecado que todos habían heredado: la imperfección y la muerte. Con ese objetivo, envió a su Hijo unigénito a la Tierra para que ofreciera su vida humana perfecta como rescate por todos nosotros. Y Jesús, por su parte, estuvo dispuesto a sacrificar su vida. Este rescate que Dios pagó es el mayor regalo que nadie ha hecho a la humanidad, pues nos da a todos la posibilidad de vivir para siempre.#

 Cómo puede aprovecharlo La cuestión ahora es si usted personalmente se beneficiará de este regalo. Piense en lo siguiente: si alguien le ofrece una caja envuelta en papel de regalo, ¿qué se espera que usted haga? “Fácil extender los brazos y aceptarlo agradecido.” Lo mismo pasa con el rescate que Dios ofrece a los seres humanos. Todo aquel que quiera beneficiarse de él tiene que demostrar que desea aceptarlo. ¿Cómo?

Vimos antes que, según Jesús, solo recibirán vida eterna los que ejerzan fe en él. Y claro, la fe se demuestra por la manera como uno vive (Santiago 2:26). Así que ejercer fe en Jesús implica vivir de acuerdo con lo que él enseñó e hizo. Y para eso, hay que conocerlos bien a él y a su Padre. Ya lo dijo Jesús: “Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo” (Juan 17:3).

Hace dos mil años, Jesús predicó un mensaje que ha cambiado la vida de millones de personas de todo el mundo.

¿Le gustaría aprender más de ese mensaje?

¿Quiere saber cómo puede beneficiarles a usted y su familia, ahora y para siempre?

Póngase en contacto con una persona encargada en su iglesia o una alguien responsable.

Vistas: 24

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Dios Es Bueno para agregar comentarios!

Únete a Dios Es Bueno

Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por Dios Es Bueno (DiosEsBueno.Com).   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio