“EL PERDON”

 

 

Después de haber transcurrido mucho tiempo. Al caminar por la calle de mi ciudad, me encontré con una persona, que no la veía desde hace mucho tiempo. Apenas si la he reconocido, porque lucía un tanto sombría, y físicamente había cambiado mucho. Después de saludarla, hablamos, de muchos temas y hasta que  tocamos el tema del perdón.

Ella sostenía que, es difícil perdonar, pero advertí una contrariedad, en su rostro la notaba bastante herida. En su ser guardaba una amargura profunda, más que amargura, diría yo, que tenía, mucho odio en su corazón, que había marcado su vida.

Quise cambiar de tema, pero ella insistió al decir, yo no se porque, dicen que si te abofetean en la una mejilla, hay que mostrar la otra, para que te sigan abofeteándote, pero es que es fácil decir hasta que te hayan herido el alma, que no puedes sino odiar.

Quise persuadirla, en su idea, al insistir, que es bueno perdonar, porque es un don de Dios.

Sin embargo, ella respondió, al decirme:

Dices que se puede perdonar,porque tu no has vivido lo que yo he tenido que vivir, y sufrir, en mi propia carne; y por eso es que lo dices. Mas si tuvieras la experiencia, de la desgracia, como la que yo he tenido, dudo mucho que sigas pensando igual.

Realmente, con esto, me dejo algo perplejo. Continuó diciendo ella muy acongojada y tras unos segundos de silencio dijo:

 

Yo fui violada por mi propio cuñado y me dejó embarazada, mis padres no me quisieron creer y a mi hermana mayor le dio igual.

 

Me sentí tan sola, finalmente di a luz a mi hijo; me resistía aceptarlo y quererlo; pero al verlo tan tierno e indefenso, tuve que aceptarlo, y darle todo mi cariño, pero el causante de toda esta tragedia, que lo perdone, Dios porque yo lo odio con todas las fuerzas de mi alma.

 

¿Como crees tu que se pueda perdonar esto te imaginas cuanto dolor me ha causado.

Solo escuché en silencio, no me atreví hablarle, era muy grande su dolor e indignación. Tuve que retirarme del lugar, apenas si me despedí,porque  sentí, que tenía un nudo en la garganta y de mis ojos empezaron a brotar lágrimas. No pude evitarlo yo solo pensé cuan grande podía ser su dolor, muy difícil ponerme en sus botas y sentir su dolor. No obstante así, pienso que el odio solo le hace daño a si misma, y el perdón es la mejor fórmula, para curarse, de su herida cuanta maldad hay en el mundo y cuanto dolor pueden causar aquellos, que no se detienen a pensar, que sentirían si lo hacen con su propia familia, su hija, hermana o su propia madre. 

No hagáis, con los demás, lo que no quisierais, que hiciesen contigo.Os diré que nadie esta exento de éstas cosas que súbitamente ocurren y que cambia el curso de sus vidas y que luego se convierten en cadenas muy pesadas que pueden ser perennes, si no reaccionan a tiempo desterrando al odio, porque el odio será el bicho que le comerán las entrañas haciéndose daño a si misma y esa es la razón, aunque soy consciente que va ser muy difícil superarlo, pero el secreto está en su predisposición y superarlo. 

Que la paz y la armonía reine en vuestros hogares y >>>que>>

 

 

Vistas: 48

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Dios Es Bueno para agregar comentarios!

Únete a Dios Es Bueno

Insignia

Cargando…

© 2018   Creada por Dios Es Bueno (DiosEsBueno.Com).   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio